Nuestros principios para un buen servicio digital

1. Identificar necesidades

El diseño de un servicio digital comienza con la identificación de las necesidades del usuario. Si no sabemos lo que el usuario necesita, el resultado nunca será correcto. Una buena investigación, analizar datos, hablar con los usuarios. No hacemos suposiciones. Tener empatía con los usuarios, y recordar que lo que te piden no siempre es lo que necesitan.

2. Reutilicemos

Si encontramos un camino que funciona lo reutilizamos y aplicamos en los distintos proyectos en vez de reinventar la rueda cada vez.

3. Hacer que algo complicado parezca sencillo

Hacer que algo parezca sencillo es fácil.  Hacer que su uso sea sencillo es más complicado, sobre todo si se trata de un proyecto complejo, pero eso es lo que tratamos de hacer. No aceptamos un “siempre se ha hecho así” como respuesta.

4. Múltiples iteraciones contribuyen a crear un producto completamente integrado

Empezar con algo pequeño e ir creciendo a base de iteraciones.  Nos alimentamos de tests con usuario, pasamos de alfa a beta añadiendo características nuevas, borrando cosas que no funcionan y refinando el producto basándonos en el feedback.  La iteración reduce el riesgo de grandes errores y permite convertir pequeños errores en lecciones y mejoras.

5. Tiene que ser para todos

Un buen diseño tiene que ser un diseño accesible. Creamos para solucionar necesidades, no para ganar premios.

6. Creamos servicios digitales, no páginas web

Nos focalizamos en ayudar a nuestros clientes a hacer proyectos útiles. Descubrir necesidades del usuario y dar servicio que resuelva esas necesidades. Por supuesto que la apariencia final es la de una web pero no estamos aquí para crear simples webs. Creemos que el mundo digital tiene que conectar con el mundo real, así que nos esforzamos en pensar en todos los aspectos de un servicio y nos aseguramos de añadir algo que satisfaga las necesidades del usuario.

7. Uno para todos a la hora de programar

Porque no todos los usuarios navegan con el mismo dispositivo ni sistema operativo siempre diseñaremos persiguiendo el porcentaje más alto de visualizaciones correctas.  Así tengamos que sacrificar alguna funcionalidad que funcione bien en algún aparato en concreto.

8. Desechar lo que sobre. Menos es más.

Cualquier actividad que no aporte valor al cliente debe ser eliminada o minimizada. Siempre mantendremos el foco en reducir pasos, normas y complicaciones.

9. Medir el impacto para focalizar los esfuerzos

Cada vez son más las empresas que entienden las ventajas de obtener y analizar datos para guiar y afinar sus proyectos. Nuestra experiencia nos dice que establecer KPIs (key performance indicators) antes, durante y después de un proyecto digital es vital para desarrollar la mejor experiencia de usuario posible, a la vez que genera los mejores posibles resultados para las empresas.

10. Estemos abiertos a lo que viene

Porque esta rueda digital está en marcha y no para, así que, aunque sería bonito terminar nuestros principios en 10, los dejamos abiertos a todos los que quieran llegar.

Si tienes alguna sugerencia, háznosla llegar y lo añadiremos a nuestra lista.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn